¿Dónde encontrar las oportunidades de inversión para 2019?

Antoni Bellfill. Director de Gestión de Patrimonios

Los inversores probablemente tendrán que enfrentarse a importantes desafíos en 2019, desafíos que para nosotros se convierten en oportunidades de inversión. Es necesario pensar de forma diferente,  asumir riesgos moderados y ser flexibles y hábiles para obtener los retornos deseados y ajustados a nuestro perfil inversor.

A continuación enumero algunas ideas de inversión:

Renta Variable

Una estrategia de inversión amparada en importantes descuentos fundamentales sería, sin lugar a dudas, invertir en Renta Variable Europea. Esta estrategia tendría que centrarse en aquellos sectores que acumulan activos con un valor más elevado, como los sectores de Bancos y Automoción. Compañías como BBVA, Santander, BMW o Daimler podrían ser un claro exponente de dicha estrategia.

Durante el 2018, el comportamiento en general de la renta variable europea no ha sido el esperado. Se esperaba un buen ejercicio en que especialmente la banca europea fuese capaz de empezar a capitalizar una progresiva regularización de los tipos de interés en EE.UU. De igual forma, se esperaba que el sector de la automoción fuese capaz de revertir gran parte de los descuentos que presenta. Más allá de casuísticas particulares, creemos que ambos sectoriales presentan intacto su potencial y que siguen siendo un claro exponente del valor que acumula la Renta Variable Europea.

Renta Fija

Se hace muy complicado exponer una estrategia basada en activos de Renta Fija, apta para la mayoría de inversores.

El entorno actual de bajos tipos de interés, unido a la expansión cuantitativa llevada a cabo por los principales bancos centrales durante los últimos años, ha dibujado un escenario en que es extremadamente difícil encontrar alternativas de inversión que presenten retornos interesantes en activos de Renta Fija.

Para obtener un mínimo retorno en activos de calidad, actualmente es necesario exponerse al tramo más largo de la curva, lo que en un entorno de regularización de tipos más o menos lejano no deja de ser muy arriesgado.

Si recortamos la duración, inevitablemente debemos renunciar a la calidad, lo que como estrategia principal tampoco es muy recomendable. Para inversores cualificados, dentro de determinados vehículos de inversión (Fondos o Sicavs), todavía es posible encontrar partidas de Renta Fija relativamente interesantes (emisiones muy pequeñas o sin rating) que puedan englobarse dentro de una estrategia de amplia diversificación. Así pues, cualquier inversor minorista que quiera invertir en Renta Fija sería recomendable que lo hiciese a través de Fondos de Inversión y siempre siendo muy consciente de la falta de momentum que presenta dicho activo en particular

Metales Preciosos

Invertir en oro podría ser una de las principales opciones para aquellos inversores que puedan tener un cierto nivel de incertidumbre. Como se pudo comprobar durante la última crisis financiera, el oro puede tener la capacidad de actuar como activo refugio. Dicha capacidad se ha demostrado tanto en escenarios claramente bajistas como en escenarios de fuertes tensiones inflacionistas.

Divisas

En un entorno de normalidad, invertir a favor de una cierta apreciación del USD frente al EUR podría ser una buena alternativa. Hay que tener en cuenta que la normalización de tipos en Estados Unidos se seguirá produciendo en un entorno todavía muy laxo en Europa, lo que tendría que favorecer a una apreciación de la moneda norteamericana. En base a lo expuesto, se podrían recuperar niveles de 1,05 ya vistos a principios del 2017.

Sin lugar a dudas, los activos de Renta Fija seguirán presentando importantes dificultades para ofrecer un interesante binomio rentabilidad / riesgo. La falta de rentabilidades atractivas en activos de calidad continuará siendo el principal problema de aquellos inversores tradicionalmente más conservadores.