La capacidad de ahorro: Ahorrar es un trabajo de hormigas

Xavier Bergé. Responsable de la Correduría y Desarrollo del Negocio de Pensiones

El principal motivo para ahorrar es cubrir los imprevistos futuros, alguno de ellos tan ciertos como los  que sufrirá una persona cuando se jubile.

No se necesita tener ningún Máster para saber que la clave consiste en gastar menos de lo que se ingresa.

El principal motivo que trae de cabeza a la mayoría de españoles es saber cómo tener una tasa de ahorro positiva y suficiente

La renta disponible (Yd) de las familias tiene dos finalidades: el Consumo (c) y el Ahorro (s). Actualmente, el Consumo acapara gran parte de la Renta Disponible, un consumo de primera necesidad destinado a llenar el carro de la compra y a pagar facturas. Por lo tanto, creo que ya todo el mundo es consciente que debe ahorrar, el problema es explicar cómo hacerlo con la renta disponible que queda después de consumir gran parte de ella.

La solución es ser hormiga

Según datos del INE, la tasa de ahorro de los hogares españoles se sitúa en el 6,1% de la renta disponible.

A esa tasa de ahorro, ahorrar es un trabajo de hormigasPero para ser hormiga, es importante empezar a ahorrar cuanto antes y hacerlo de forma periódica para que, con los años, hayamos acumulado el capital necesario que nos permita disfrutar de la jubilación.

Y es que no se puede ser hormiga a los 50 años y pretender acumular el capital deseado a ritmo de primas periódicas de 100€ al mes.

La segunda decisión es la de seleccionar el vehículo financiero que, en función del  perfil de riesgo, pueda maximizar la rentabilidad financiero fiscal: planes de pensiones, fondos de inversión, PIAS, Unit Link, etc. Y en esa decisión sí que tenemos que ir de la mano de especialistas para que nos guíen.

Así pues, una vez decido ser hormiga, los siguientes pasos serían:

  • Decidir la cantidad de la aportación periódica
  • Escoger el producto de inversión acorde a las necesidades

Y para aquellos que ya no estén a tiempo de ser hormigas, con bastante más esfuerzo podrán ser ocas, y si tienen la suerte de ir de oca en oca e invertir bien cuando les toca, seguro que alcanzarán los mismos objetivos que las hormigas y así podrán disfrutar por igual  de su jubilación.

Fuente: INE