Cassini

Cristina Martín. Gestora de Patrimonios

El pasado mes de septiembre, la nave Cassini se desintegró en un algún lugar de Saturno. En ese momento concluían más de 13 años de observación y de recopilación de datos de dicho planeta, el cual es objeto de estudio desde su descubrimiento. La precipitación de Cassini a la atmósfera del planeta gaseoso fue muy meditada y estudiada por los directores del proyecto de la NASA, los cuales concluyeron que debían sacrificar parte de la vida útil de la sonda antes de perder el control de la misma desde la Tierra.

De esta manera, protegieron los futuros proyectos e investigaciones frente al deseo y la avaricia de obtener mayores datos e información, a sabiendas que el desenlace final era que acabara estrellándose, provocando graves consecuencias de alcance desconocido.

Lo llamaron la ‘Grand Finale’.

Actualmente, la mayoría de compañías que conocemos están inmersas en un entorno en el cual lo único que es seguro y cierto es el cambio constante que, dependiendo del sector, lo es en mayor o menor medida. Es por esto que cuando realizamos un análisis fundamental de las mismas, uno de los puntos clave que debemos valorar y estimar en la medida de lo posible, es la capacidad de adaptación que tendrá la empresa a corto, medio y largo plazo.

La inversión en I+D ha evolucionado en los últimos años hasta el punto en que se ha convertido en I+D+i, añadiendo la innovación como un elemento en el que la empresa debe invertir para no quedarse al margen de sus competidores y de las necesidades del mercado.

Conocer y analizar el plan estratégico de la compañía será esencial para valorar su proyección futura, que acabará trasladándose a la evolución de los ingresos, los gastos y los beneficios que obtenga la empresa.

La mayoría de compañías que conocemos hoy en día no iniciaron su andadura empresarial como las percibimos en la actualidad. Numerosos negocios han tenido que ser capaces de suprimir o abandonar proyectos o ideas iniciales para poder mantenerse a flote en mercados cada vez más competitivos. Reinventarse ha sido esencial, especialmente en años en que la tecnología ha supuesto el punto de inflexión para muchas empresas.

Por poner algún ejemplo, Inditex, que empezó siendo una tienda de vestidos y batas de señora que vendía únicamente en territorio gallego, es hoy en día una multinacional que vende todo tipo de ropa y complementos a nivel mundial, tanto en tiendas físicas como a través de su canal online.

Por otro lado, gran parte de los bancos españoles centran desde hace años sus esfuerzos en que la mayoría de sus clientes de a pie realicen sus consultas y sus trámites a través de las plataformas online. Atrás quedaron las colas para realizar consultas en las ventanillas de las entidades.

Si cruzamos el Atlántico, Amazon, que empezó vendiendo libros, es una de las multinacionales con mayor capitalización bursátil, que vende por internet cualquier producto que podamos imaginar, entregándolo al día siguiente y sin importar el lugar de entrega.

Y así podríamos continuar con prácticamente todas las grandes compañías que hoy conocemos. La mayoría han experimentado cambios tan significativos, que incluso algunas han tenido que desprenderse de su esencia para reinventarse y ofrecer al consumidor lo que éste quiere. No obstante, no todas lo han conseguido: algunas se han quedado a años luz en lo que un día fueron líderes. El caso de Nokia es un claro ejemplo de ello.

Resumiendo, no tener claras las perspectivas de futuro y los cambios que experimenta el mercado puede conllevar graves consecuencias. Como comentaba, cobra especial importancia el hecho que los directivos de las empresas sean capaces de sacrificar proyectos o ideas con el fin de alcanzar el objetivo final, aunque éste esté más lejos o cueste más. En el mundo empresarial, el pasado tiene que servir de experiencia que debe aprovecharse en el presente para mejorar en el futuro.

Por lo tanto, cuando analizamos compañías debemos tener en cuenta la calidad de su equipo directivo y su capacidad de adaptarse al cambio. Con el tiempo, dicho equipo acabará gozando de mayor reconocimiento si supo vislumbrar situaciones complicadas que condujeron a una ‘Grand Finale’ en lugar de provocar la fallida de la empresa.