Se despejan las incertidumbres

Después de toda la retórica desplegada ayer por la FED podía haber variadas interpretaciones, pero el mercado se ha quedado con la más simple: aún tendremos bajos tipos por un tiempo considerable. Y ahí están las subidas generalizadas en los mercados europeos y los nuevos máximos en los índices americanos.

Respecto al BCE se conoció que la primera ronda de TLTRO se saldó con el préstamo de unos 83.000 mEUR a los bancos de la UEM, lo que estuvo por debajo del mínimo del rango esperado por el mercado (alrededor de 200.000 mEUR).

Dado que el BCE quiere elevar su balance en alrededor de 1 billón de euros y que este incremento se tiene que hacer vía TLTRO o compras directas de activos, por ahora ABS, el mercado da ahora más probabilidades a esta medida, aunque habrá otras 8 subastas hasta 2016. La contribución de una u otra medida dependerá al final de la demanda de crédito que tengan los bancos.

El momento continúa siendo bueno para la renta variable y los activos de riesgo, ya que las inversiones seguras ofrecen escasa rentabilidad, y parece que seguirá siendo así algún tiempo, y la economía mundial no está demasiado dinámica (por China, la UEM y Japón) pero tampoco muy débil.

Los datos de empleo de ayer de EEUU, con peticiones semanales de desempleo en 280 k frente a los 305k estimados, siguen apoyando el escenario de recuperación progresiva, pero sin recalentamiento en EEUU.

Hoy puede seguir la resaca positiva por la decisión de la FED y cierto empuje por la desaparición de la incertidumbre en el tema Escocia, lo que tamSbién puede tener una implicación positiva para las empresas con intereses en UK (Iberdrola, Santander, Ferrovial, Telefónica) que se habían visto penalizadas por la incertidumbre y porque la libra se puede ver reforzada.

En España destacamos la evolución de la morosidad, que subió en julio hasta el 13.15% desde el 13,06% en junio. Sin embargo, la dinámica que está detrás es un descenso del saldo de préstamos morosos, pero que es superado por el descenso del saldo total de créditos. La buena noticia es que la morosidad hipotecaria bajó desde el 6,28% al 6,07%, en el primer descenso desde 2010.

Fuente: Bekafinance